Inicio / Los Tóxicos y sus consecuencias /

Los Tóxicos y sus consecuencias: La Endometriosis

Los Tóxicos y sus consecuencias: La Endometriosis

by Lula

 

A ver, ¿quién ha oído hablar de la endometriosis? ¿Endo qué?

La endometriosis, la enfermedad negada.

Hay quien le dice “Negada” porque, cuando acudes al médico con fuertes dolores pélvicos y aun lumbares, suelen responder aquello de “No, eso no es nada, es que la regla duele…”

Un tópico que hay que desterrar, porque no es cierto y porque no hace más que dificultar y retrasar el diagnóstico de esta fastidiosa dolencia.

La menstruación puede provocar molestias y algún dolor leve, por las contracciones del útero, pero no como para incapacitarte uno o varios días, hasta semanas, sin poder ir a estudiar, a trabajar o hacer tus actividades cotidianas. Si te pasa esto, no lo dejes, porque algo no va bien y hay que averiguar de qué se trata. Infórmate y acude a un buen ginecólogo, coméntale sobre la endometriosis, pues muchos médicos no tienen ni idea. Hay que ir  descartando, y si no te quedas tranquila con su trato, acude a otro para contrastar sus opiniones. No hay muchos médicos especializados en esto.

Veamos, ya os he hablado en otros artículos sobre los tóxicos y su implicación en determinadas patologías. Pues vamos a profundizar.

Hoy toca conocer algo sobre la endometriosis, una enfermedad que, aunque benigna, puede resultar hasta incapacitante causando principalmente dolor pélvico-abdominal y/o esterilidad, entre otras muchas manifestaciones crónicas y afectando seriamente a la calidad de vida de la paciente.

Cada vez se oye hablar más sobre esta enfermedad, por suerte o por desgracia, y es que cada vez se detectan más casos, y además de los más graves. Digo por suerte, porque es una llamada de auxilio solicitando más investigación y celeridad en su diagnóstico, ya que su causa y su cura son aún desconocidas. Y digo por desgracia, evidentemente, por los graves e irreversibles trastornos que pueden llegar a sufrir las mujeres que la sufren.

El Dr. Juan Gilabert-Estellés, es uno de los pocos facultativos que investigan la endometriosis en España. Desde el Servicio de Ginecología del Hospital Universitario y Politécnico La Fe, de Valencia, publica:

“La endometriosis, definida por la presencia de tejido endometrial fuera de la cavidad uterina, es una enfermedad con múltiples manifestaciones y repercusiones importantes en la calidad de vida y el futuro reproductivo de las pacientes. Existen tres tipos de lesiones diferenciadas con un comportamiento clínico y biológico específico: la endometriosis peritoneal (EP), el endometrioma ovárico (EO) y la endometriosis infiltrante profunda (EIP). Sin embargo, estas tres manifestaciones de enfermedad coexisten con frecuencia en la misma paciente. Así pues, más del 90% de las mujeres con endometriosis profunda asocian otro tipo de lesiones superficiales y en prácticamente la totalidad de los endometriomas puede coexistir otra afectación pélvica o intestinal.

 

Los síntomas guía de este síndrome son la esterilidad y el dolor pélvico, que incluye dismenorrea, dispareunia o diferentes tipos de dolor visceral. La enfermedad puede estar presente en hasta un 50% de las pacientes afectas de dolor pélvico y esterilidad. Además, las importantes repercusiones en la calidad de vida y el futuro reproductivo de las pacientes hace muy importante conocer los mecanismos de la enfermedad y las diferentes opciones terapéuticas adecuadas a las características de cada una de las pacientes.”

 

Con otras palabras: en la endometriosis lo que pasa es que, parte del tejido del útero que se debería expulsar durante la regla o menstruación, aparece, no se sabe cómo ni por qué, en otros lugares en torno a la pelvis. Se ha encontrado tejido endometrial en los ovarios y trompas de Falopio, en los intestinos, en la vejiga urinaria, en los ligamentos que sostienen el útero… y, siendo muy poco frecuente hasta en el pulmón y la piel. Este implante, que no está en su lugar, en los días de la menstruación puede producir inflamación local, hemorragia interna e intensos dolores.

Sin embargo, aún siendo el dolor el primer síntoma de alerta y el más frecuente, no es siempre un indicativo, pues también se dan casos “silenciosos” en que la enfermedad avanza sin ser sospechada. Otro síntoma es la esterilidad o la infertilidad causada, que se detecta tras continuos intentos fallidos de embarazo, y es que es una de las tres principales causas de esterilidad en la mujer.

La endometriosis puede llegar a ser una dolencia crónica, recidivante y evolutiva. Es decir, en los casos más severos, cuando aparece, ahí se queda. Es recidivante o repetitiva, o sea, que si se alivia o mejora con algún tratamiento, suele haber un alto porcentaje de posibilidades de que reaparezca. Y es evolutiva, complicándose con relativa rapidez, pudiendo afectar con mayor intensidad y extensión, incluso implicando la funcionalidad de otros órganos y volviéndose irreversible.

Por eso hay que acudir a las revisiones ginecológicas, para detectarla en los estadios más leves y menos conflictivos.

Según el grado en que se presente, se aplican uno u otros medios terapéuticos. Desde tratamientos analgésicos para aliviar el dolor, tratamientos hormonales para regular la función hormonal y limitar el crecimiento del tejido anómalo, o tratamientos quirúrgicos para los casos más complejos, laparoscopia y laparotomía, que pueden contemplar hasta la cirugía menos deseada para una mujer.

Ya veis, la endometriosis perturba la calidad de vida de las mujeres, a nivel físico, emocional, familiar, de pareja, social y laboral.

 

Una anécdota. Seguro que al mencionar a Marilyn Monroe, os viene la idea de una persona excéntrica y adicta a las drogas… Sí, esa es la imagen que le daban. Pues su vida, más que todo un glamour de Hollywood, fue un calvario debido a esta dolencia. Víctima de esta enfermedad enigmática, padeció dolores incapacitantes que le hacían suspender una y otra vez los rodajes de sus películas, tuvo numerosos abortos y vivió el rechazo de muchos en su vida social, incluso de sus maridos… Parece ser que no murió por una sobredosis de droga, sino por una ingestión accidental o inadecuada de fármacos y analgésicos, desesperada por el dolor físico y emocional.

Me gustaría ofreceros más información, sobre los grados, síntomas, tratamientos y últimas investigaciones. Quizá en un estudio más completo que intentaré aportaros más adelante.

 

Un dato. Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, los tóxicos provocan una de cada cuatro enfermedades y muertes que padecen las personas. Y la endometriosis es una afección muy relacionada con los tóxicos… Ya lo veremos.

 

Consejos… Tratad de llevar una vida más natural y ecológica, anti-tóxica. Muchas mujeres, decepcionadas y saturadas de fármacos y tratamientos paliativos, han optado por la vía natural. Se han decidido por retirar de sus vidas los fármacos y alimentos industriales y consumir sólo los ecológicos. Consecuentemente, estudios realizados a estas pacientes han observado que su dolencia ha disminuido con este hábito natural, lo que demuestra la indudable implicación de las sustancias químicas tóxicas con la enfermedad.

Y esto no sólo ha ayudado a quienes padecen de endometriosis, sino también a personas aquejadas de sensibilidad química múltiple, SQM, problemas digestivos, neurológicos, hormonales, reproductivos, dérmicos…

Los hábitos naturales son una aptitud muy eficiente para mantener la mejor calidad de vida posible.

Mi labor, desde este blog, es dar a conocer sobre estos asuntos que nos están perjudicando, y mucho. Los efectos de los tóxicos los padecemos comúnmente, pero ignoramos que son su consecuencia. Los ingnoramos y los desconocemos, tanto nosotros como una gran parte de la comunidad médica. Se les escapa de las manos… Pero los investigadores alzan la voz, nos están avisando, aunque muchas empresas y gobiernos traten de mitigar sus voces.

Y a pesar de estar inmersos en este entorno tóxico, no terminamos de reconocerlo, hasta que nos ha afectado de manera importante y/o irreversible.

Observad y prestad atención a vuestra salud, así como al entorno en el que os desarrolláis, informaos. Y sobre todo no os dejéis influir por la publicidad, tened criterio propio.

Muchas gracias a tod@s por atender a estas líneas y recapacitar sobre ello.

¡Qué tengáis un buen día! ¡Y mañana también!

Fuentes:

Revista Iberoamericana de Fertilidad y Reproducción Humana

La Verdad es, … Verde. El Blog de Carlos de Prada, Naturalista, Periodista y Escritor.(Premio Global 500 de la Organización de las Naciones Unidas (2000))

Web “Vive Plena” de México

Asociación Endometriosis España (AEE)

National Institute of Child Health & Human Development

Asociación de Afectadas Endometriosis Cibernautas.ADAEC

Hospital Virgen de la Salud Complejo Hospitalario Toledo, Servicio de Anestesia, Reanimación y Terapia de Dolor.

Y muchas otras fuentes.

http://jabonjabolula.com

Compartir este artículo

Comentarios

  • claudia
    1 junio 2013

    Yo me siento incapacitada, como encorsetada a nivel pélvico y con dolores terribles. Ya tengo mi edad pero la limitaciónj funcional está presente, la limitación severa está allí. Pero en el mundo minimizan esta enfermedad y hasta tienen el descaro de decir que con la menopausia se va el dolor y se desemtrampa el yugo que atrapa, o sea desaparecen los tejidos adhesivos. Si así fuera se diría que la endometriosis severa tiene cura y no deja secuelas y le hace la vida facil a la mujer, así creen los hombres.Que ignorancia hay todavia en el mundo, hay que padecer de endometriosis muy severa para saber lo terrible que es padecerla y la invalidez en que uno queda¡¡¡

    • Lula
      7 junio 2013

      Hola Claudia,

      siento mucho que te sientas tan afectada. Es muy importante, y te agradezco, que hayas querido compartirlo, por tu bien y el de otras mujeres. Precisamente por el desconocimiento de quienes la padecen y de la comunidad médica y científica, esta enfermedad está bastante desatendida. Por eso hay que correr la voz pidiendo más investigación y prevención. Lo que sí se ha demostrado ya es que algunos tóxicos de la vida diaria influyen directamente en este trastorno. Esto ya es algo por dónde empezar a cuidarse.

      Espero y te deseo que al menos disfrutes plenamente tus buenos momentos. Pues sí, de esto poco se sabe, y si alguien bien lo conoce es la mujer que lo padece. De momento hay que aprender a vivir con ello y aprovechar lo mejor de tu vida con las personas que te importan.

      Espero que tengas largas treguas de alivio y gracias por tu comentario y contribución en la divulgación de esta enfermedad.

      Un abrazo,

      Lula

  • Azul
    9 noviembre 2012

    Muyy muyy peroo muuuy INERESANTEEEE YO TENGO PRINCIPIOS DE ENDOMETRIOSISSS…! HACE UN AÑO ME LA DETECTARON .PERO MI DOCTORA NO ME HABIA DICHOOO TODASS LASS KONCEKUENCIAS KE ESTO TENIAA HAST KE LEI TOODO ESTOO..!GRACIAS YA ESTOYY POR ATENDERME…!

    • Lula
      13 noviembre 2012

      Hola Azul,

      pues me alegro mucho de que esta información te haya ayudado. Espero que hayas encontrado a un buen doctor que sepa atender tus circunstancias, mas ten en cuenta que no tienes por qué padecer todas esas consecuencias. ¡Mantente informada, cuídate y sobre todo disfruta!

      Un saludo,

      Lula

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

error: Content is protected !!