Inicio / Sobre los Toxicos /

Sobre los Tóxicos

Sobre los Tóxicos

by Lula

 

Quizá, alguna vez, te hayas planteado qué lleva esa crema con la que te maquillas, cómo fabrican la pasta dental que usas cada mañana, qué hará que tu perfume huela “tan bien”, cómo puede ser que ese desodorante “funcione” todo el día o cómo este champú puede dejarte el pelo tan liso y brillante.

Por el contrario, quizá nunca te hayas preguntado si eso pudiera estar relacionado con ciertos achaques, a los que se suelen asociar a la ligera con el estrés. El estrés, la ansiedad… están de moda en las consultas médicas, no? Todo el mundo tiene estrés, todo el mundo tiene ansiedad, todo el mundo tiene depresión…, pero por qué! Alguna razón habrá.

¿Y si esto no fuera la causa, sino más bien lo contrario, una consecuencia más de la contaminación…?

¿Sabes que estás permanentemente expuest@ a multitud de tóxicos en tu entorno?

Pues, volviendo a la hora del baño, cada una de estas acciones higiénicas y estéticas, que tan familiares e inocuas te parecen, pueden resultar bastante agresivas para con tu salud.

La mayoría de los productos cosméticos y limpiadores que conocemos dejan mucho que desear en cuanto a sus bondades, pues lejos de beneficiarnos, más bien nos perjudican. Pero la publicidad y el etiquetado son así de incompletos, confusos e incluso engañosos.

Y esto ocurre porque, aunque las autoridades sanitarias lo sepan, lo siguen permitiendo. Sí, saben que causan daños y enfermedades a los usuarios, y a pesar de ello, siguen consintiendo el enriquecimiento de la industria química y farmacéutica. Y así lo denuncian numerosos estudios científicos realizados en diversos países.

Entre algunos de estos agentes sintéticos y derivados petroquímicos, que se añaden a los jabones y a otros productos de higiene, están los colorantes y almizcles sintéticos, los parabenos, el triclosan, los bisfenoles y ftalatos, los sulfatos detergentes… habías oído alguna vez hablar de estos “individuos”?

No!, pues ten presente que, permanentemente estamos expuestos, no a uno sólo de ellos ni en un único producto, sino que recibimos un cóctel químico diario con el consumo habitual de alimentos envasados y no envasados, comida precocinada, productos cosméticos, mobiliario, elementos de decoración y en todo lo que nos rodea. Estas son las desventajas de una vida tan moderna y cómoda.

Cuantiosos estudios científicos han asociado esta continua exposición tóxica con diversas enfermedades, como distintos tipos de cánceres, diabetes, alergias y asma, fallos inmunológicos, alteraciones hormonales o problemas reproductivos, sólo por mencionar algunos de los más frecuentes y sonados.

Queremos una vida tan cómoda y hacer las cosas tan rápido, que forzamos el ritmo y el proceso original de la Naturaleza, y para colmo, la convertimos en un basurero. De esta manera, más que beneficios, lo que estamos consiguiendo es enfermar al planeta, contaminar los recursos naturales de los que siempre nos hemos abastecido y de los que dependemos ahora y en el futuro e intoxicar nuestro organismo creando nuevas y desconocidas patologías.

Esto no es tan superficial como pueden pensar algunos, sino que es de suma importancia, porque estamos llegando a un nivel, en que el daño se vuelve irreversible. Es bien difícil recobrar la salud de la Naturaleza.

Sí, quizá, como nunca nos lo hemos planteado o nunca nos hemos visto en una situación verdaderamente crítica o delicada, no queremos darnos cuenta de cuánto nos afecta esto a todos. Por que esa es otra, aquí no se salva nadie.

Seguro que tienes un familiar o un amigo, un conocido, que sufra de diabetes, o  depresiones, o cáncer, Parkinson, endometriosis, sensibilidad química múltiple, alergias o asma, problemas en la piel, infertilidad, problemas hormonales, malformaciones…

¿Nunca te has parado a pensar por qué? Pues ahora es un buen momento para hacerlo. Entra en acción, cabila, busca información y cuando obtengas algunas respuestas fiables, continúa. En la medida de tus posibilidades, pero continúa, compártelo y difúndelo entre los tuyos.

Y entonces, enhorabuena, bienvenido y gracias en nombre de todos, ya formas parte de ese, cada vez, más y más amplio colectivo de personas comprometidas con el respeto a la Naturaleza, a tus semejantes y a ti mism@.

Ahora que lees esto, tienes una razón para empezar a actuar, cada uno de nosotros tenemos razones, así como la obligación moral y ética de colaborar. No te parece?

Aquí, en el blog de Lula, podrás encontrar información para iniciarte en una vida menos tóxica y compartir tus experiencias.Cuento contigo, eh!

http://jabonjabonlula.com

Fuentes:

El Blog de Carlos de Prada, Naturalista, Periodista y Escritor.

Fondo para la Defensa de la Salud Ambiental.

Otros.


Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

error: Content is protected !!